Autocrítica y autoestima

Hola a tod@s, ya han pasado tres semanas desde la última entrada en este blog, de aventuras y desventuras en eso que llamamos darle la vuelta a la clase. En mi última entrada terminaba con un enigmático, “¿motivar?”. Tiene poco de misterio, tan solo de realidad y de reto. Para un profesor  que le encanta contar  la Historia para que las jóvenes cabezas lleguen a establecer una mínima relación entre lo que tenemos hoy en día y nuestro pasado, le supone un reto, casi gigantesco, la motivación en sus alumnos con algo tan alejado en el tiempo y en la geografía, de sus vidas cotidianas. Cuántas veces algún alumno, más bien provocador, te dice: “Pero, ¿para qué quiero saber yo lo que ocurrió hace más de 1000 años?”. Sin caer en la obviedad, que a él no le convence, de “conocer lo que pasó te ayudará a no cometer los mismo errores” (frase casi lapidaria, de esas frases rimbombantes, que se te quedan grabadas en la facultad y que crees que un chaval de 13 años, puede ni siquiera llegar a entender )…  El único argumento que puedes utilizar, es el de la “empatía temporal”: “nuestros antepasados eran, en muchos aspectos, iguales que nosotros, que se enfrentaron a problemas, situaciones, hoy en día inimaginales, y que afortunadamente, algo debieron hacer bien para que tú y yo estemos aquí ahora. Puede ser interesante aprender algo de ellos”.

El reto por lo tanto que se nos plantea es evidente: la motivación.  Uno de los principios del flipped, consiste en hacer ver al alumn@ lo cercano que está de él, cualquier contenido curricular, por muy lejano que parezca de su contexto más cercano, o en el peor de los casos convertirlo en un contenido “apetecible” que provoque “pasar a la acción”.

No es una tarea fácil, pero todavía se me antoja más complicado, si lo único que ofrezco a mis alumnos es la repetición de unos contenidos cerrados en un libro, que inspiran más bien poco, por muy bien que esté diseñado dicho libro de texto.

Lo que estoy intentando llevar a cabo desde que comencé el curso es precisamente buscar esa conexión entre el pasado y el presente, e intentar, además cambiar el rol de unos alumnos, casi totalmente petrificados al esquema de enseñanza-aprendizaje más convencional. Y la clave vuelve a ser la motivación, como el motor que pone en marcha la maquinaría, que a su vez genera acción y respuesta en el aula. En este sentido la metodología flipped permite poner en marcha iniciativas novedosas de un modo más sistemático. Pedir a mis alumnos que me escriban una redacción sobre cómo era su vida en el Edad Media no es la primera vez que lo hago, pero lo que no había pedido a mis alumnos, es que diseñaran su propia experiencia vital junto con otros compañeros creando un documento único en primera persona elaborado por los 4 miembros del grupo, que a su vez tiene que ir acompañado de una exposición en el aula, con el formato que ellos quieran, que a la vez será evaluado por otros compañeros… Verdaderamente nunca lo había pedido. Y todo ello tras el visionado de unos vídeos, los cuestionarios correspondientes y todo lo que va asociado a una manera innovadora de entender mi relación mis alumnos dentro y fuera del aula (mi tiempo con ellos no termina  al sonar el timbre).  La única pregunta que me planteo, antes de comenzar a ver sus trabajos, es si ¿dará resultado?. Sinceramente espero que sí. Entre otras cosas, porque ¿cuál es la alternativa? ¿Volver a la clase magistral a las 2 de la tarde con 32 alumn@s de 13 años?

Donde parece ser que ya la motivación no viene por los contenidos sino por la forma de trabajar y los resultados que ellos mismos ya están comprobando es con los alumnos de 2º de Bachillerato en HE. Solo quiero añadir lo siguiente. Este es el comentario que en nuestra comunidad de goolge+ les he escrito esta tarde:

Hola a tod@s, este es un mensaje dirigido a todos los que esta mañana habéis sido capaces de explicar, con mayor o menor acierto, el tema que os había correspondido al resto de compañero@s. Os felicito a tod@s por haber pasado y con nota, el trance de “hablar en público”, algo que por otro lado no se suele hacer, y no os imagináis lo efectivo que es para un estudiante: comprobar lo que uno sabe, demostrar habilidad en la expresión oral, empatía en la forma de comunicarse con los demás… Como toda técnica se tiene que practicar para terminar asumiéndola, y eso es lo que habéis empezado a hacer (ya os he hecho hablar dos veces en público: y ya os advierto que no será la última).
Esta mañana no me ha dado tiempo a dirigirme a todos los grupos, y no lo he podido hacer en su totalidad al conjunto de la clase. Os preguntaba, ¿qué habéis aprendido? Y no me refería al dato, al acontecimiento concreto o la explicación de determinado acontecimiento, sino a lo que hay  en el fondo de lo realizado esta semana. Sois capaces de dar mucho más de si, de enfrentaros a situaciones desconocidas, de trabajar en grupo (siendo mejores individualmente), en definitiva, de crear vuestro propio conocimiento, es decir, de APRENDER.
Por todo ello, ENHORABUENA..
No os voy a decir que todo está hecho, pero sí que estamos (yo incluído) en la buena dirección. La semana que viene otro reto: un nuevo examen de selectividad. Y como os lo habéis ganado, el viernes que viene repasaremos el tema con un kahoot isabelino.
Disfrutad del terrorífico fin de semana, y como le estoy cogiendo el gusto a ésto de enviaros mensajes en inglés: Keep up  the good work! Nos vemos.

Personalmente he sentido una gran satisfacción de ver cómo los alumnos eran capaces de hacer algo que jamás habían hecho, pero que está funcionando. Las rúbricas que ellos mismos rellenaban sospechosamente siempre se acercaban a los marcadores más elevados, pero es que realmente lo estaban haciendo. Mi sensación, casi eufórica, iba por dentro: el método funciona, darles el protagonismo funciona, darles confianza funciona… ¿hay vuelta atrás? La respuesta es evidente.

PD: Como Coordinador de Formación de mi centro colgué un tweet que realmente demuestra el interés que sobre el flipped classroom, se está produciendo: en un claustro de 100 profesores, 20 han solicitado formación en flipped classroom. Termino, pues la semana, con otra muy buena noticia. Ya habrá tiempo de las “menos buenas”. Soy optimista por naturaleza, nunca las hay malas. (?) Nos vemos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s