A punto de comenzar… Año II

Año II: curso 2016-2017

Palabra que define estos días previos al comienzo del curso: incertidumbre.

Tal como decía algún compañero tuitero: “¿Desconectar?”. Difícil, deseable, recomendable y en muchas ocasiones, objetivo alcanzado. Pero sinceramente, tras el curso pasado y viendo lo gratificante (y extenuante) que fue la experiencia, y pasado ya un tiempo razonable para ese eufemismo conocido como el “de cargar las pilas”, tengo la sensación, con un toque de ansiedad, de que hay mucho que hacer y por hacer, y que el tiempo de remolonear ya ha acabado o está a punto de acabar.

Repaso a unas cuantas tareas a realizar (y yo que pensaba que con unos “pequeños retoques” este curso sobre la base de lo realizado el año anterior, estaría ya “lanzado”):

1.- Revisión de los vídeos creados: algunos los doy por buenos, otros, hay que hacerlos de nuevo, y por último, hay que poner en marcha el movenote  para crear nuevas video-lecciones (por cierto ahora es de pago). Ya que mis vídeos, de momento, siguen siendo presentaciones que voy comentando, eso significa rehacer presentaciones, grabarlas y posteriormente, añadir las cuestiones pertinentes. Sinceramente no me lleva mucho tiempo, pero exige una mínima planificación. Es lo que tiene la experiencia. Por cierto, me sigo divirtiendo con la tela verde del Touchcast, pero poco a poco.

2.- Creación de cuestionarios y plataforma a utilizar: dos opciones, seguir con moodle o dar el salto definitivo a los cuestionarios de google. Por cierto, interesantes novedades al respecto: ahora son autocorregibles y puntuables. Pero éso ya lo hacía con moolde. Por tanto, ¿dónde está el problema? En las cuentas de nuestros alumnos y algún que otro problema estructural. La capacidad de almacenamiento de datos en la plataforma moodle de los centros está limitada, y en nuestro caso a punto de “colapsarse”. Por tanto, es cuestión de tiempo la migración a google classroom (o incluso a schoology: gracias a Carlos González y sus vídeo-tutoriales al respecto). Ahora bien, el administrador de google en el centro debe “habilitar las cuentas de los alumnos”, y eso lleva su tiempo. Además las cuentas de google classroom tiene desabilitado el google+, por tanto, éso me está provocando ciertas dudas, ya que las “comunidades” de google+ me parece una solución perfecta para crear nuestra “aula virtual” en la red, además de uso privado por mis alumnos. Por tanto, más incertidumbres.

3.- Metodología a emplear: partiendo del flipped classroom he ido descubriendo otras “metodologías activas”, y en concreto el ABP, es un destino, que casi de manera natural se llega cuando comienzas a investigar y especialmente, si tu objetivo es dar el protagonismo a los alumnos en el proceso de aprendizaje. No voy añadir nada más al respecto, ya que soy un mero “estudiante” en este ámbito, pero con “hambre” de aplicar de una manera más “concienzuda” y precisa el aprendizaje basado en problemas para mis alumnos de bachillerato. Por tanto, eso me ha llevado a investigar y adaptar el inmenso material que al respecto hay en la red, a mis capacidades, partiendo de la experiencia del año anterior. Hay propuestas enormemente interesantes para mi materia (Historia del Mundo Contemporáneo e Historia de España), pero lleva su tiempo conocerlas en profundidad y comprobar las herramientas digitales que se precisan, para de este modo ser un auténtico guía para mis alumnos cuando comenzamos a trabajar.

4.- Programaciones. Uno de mis descubrimientos veraniegos ha sido la aplicación PDC Estándares de Daniel Hernández. Se trata de un software que permite ir “construyendo” tu programación siguiendo las directrices “LOMCE”. Es un proceso laborioso y tedioso, pero el resultado es enormemente efectivo. Además el manejar constantemente, objetivos, criterios estándares, metodología… uno se acaba familiarizando con ese entramado burocrático de la LOMCE. En este caso, se trata de un trabajo, que por poco que se vaya adelantando, si bien en algunos casos, casi de manera intuitiva, es un trabajo que posteriormente podemos ahorrarnos.

5.- Las asignaturas, la reválida, la LOMCE y los contenidos. El nudo gordiano de este principio de curso. ¿Qué va a ocurrir? Cuando en el párrafo anterior señalaba la expresión “de manera intuitiva”, tenía su sentido. En la Comunidad Valencia (y no en la que resido, la Región de Murcia), la asignatura de HE ha centrado sus contenidos en los siglos XIX y XX. La razón: la prueba de selectividad, de manera “oficiosa”, que no oficial, ofrecía dos opciones a los alumnos de selectividad: podían elegir entre el siglo XIX o el XX. La HE LOMCE, incluye contenidos desde Atapuerca a la actualidad, y la dificultad estriba, no tanto en su magnitud, sino cómo tenemos que preparar a nuestros alumnos para una reválida, de la cual, poco sabemos: tipo de cuestiones, contenidos seleccionados… Y por si fuera poco, supuestamente, cada Universidad preparará su propia prueba de acceso: ¿de qué asignaturas? ¿lo hará cada facultad? ¿serán pruebas similares a la reválida? Más incertidumbre. Lo que más lamento en este punto, no es el agobio y el estrés del docente que no sabe a qué acogerse, sino el del alumno de 2º de bachillerato, el cual, sabe cómo va empezar, pero no cómo va acabar.

6.- La reválida. Comparto el comentario de Carlos González: “la metodología flipped classroom genera un conocimiento más real real y profundo, por tanto, los alumnos podrán enfrentarse con garantías a dicha prueba”. Al margen de lo señalado, yo lo pude comprobar el curso pasado: mis alumnos de 2º de bachillerato (y hay muchos docentes que lo pueden atestiguar, en esta misma asignatura) se enfrentaron con plenas garantías al examen de selectividad. El trabajo realizado durante el curso les permitió adquirir una experiencia y conocimientos, que si bien, mostraron sus reticencias y dudas al comienzo de curso, terminaron por aceptar (y no precisamente al final del curso), que realmente se había aprendido. Por tanto, aquí no está el problema.

Contagiándome del espíritu olímpico, la clave del éxito de los atletas es el entrenamiento, y éso es lo que hicieron mis alumnos: entrenar todos los días, de una manera que les permitió interiorizar conocimeintos para aplicar en una prueba. El problema, es que no tenemos ni idea de dicha prueba y de lo que se pide en ella. Lo dicho, no resta un ápice a mi opinión personal sobre las reválidas: las considero inútiles, al no tener claro que aportan, sino más bien a lo que generan en contra. De todo lo dicho, me quedo con un aspecto: ¿puede una prueba puntual de un momento puntual arrojar “luz” sobre las “competencias” adquiridas de un alumno? Y he querido nombrar la famosa palabra “competencia”, ya que la contradicción es evidente, como he señalado con anterioridad vía twitter

7.- Aprendizaje cooperativo y dinámicas de grupo. Echando la vista hace un año, recuerdo perfectamente el “duro” comienzo de mis andanzas con mis alumnos de los tres niveles que impartí. Ponerlos a “trabajar” por grupos que no “en grupos”, fue lo más complicado, especialmente, por mi falta de una verdadera formación al respecto. Dicha formación y sobre todo la experiencia, me permitió ir mejorando éste aspecto, el cual es esencial, en esta forma de entender la docencia. He leído todo lo que he podido al respecto durante este verano: al fallecido Pujolás, auténtico estandarte del aprendizaje cooperativo, a Johnson y Johnson (no son los del champú: he caído en la trampa del chiste fácil)… En definitiva en todos ellos se coincide: que los alumnos se conozcan, que se creen vínculos personales, afectivos… son las claves que permitirán el éxito posterior en el trabajo “en equipo” en el aula. Alumnos que querrán aprender juntos, que se ayudarán entre ellos y que que querrán alcanzar objetivos juntos: aprender más y mejor, siendo solidarios y competentes. Esas dinámicas tengo que ponerlas en práctica al comienzo de curso, lleva su tiempo, pero a la larga se ganará en efectividad. Una vez más la experiencia es un grado.

Por tanto, a la vista de comienzo de curso, hay expectativas, vamos a decir “confusas” pero otras enormemente estimulantes. Aquí comienza, por tanto, el diario de bitácora del año II. Lo bueno del año II es que ya no es el año I.

 

PD: Nueva cabecera. Poco a poco. Lo que le digo a mis alumnos: lo importante es el contenido.

 

Anuncios

2 thoughts on “A punto de comenzar… Año II

  1. Me admira tu increíble evolución y envidiable capacidad de trabajo (incluso en vacaciones). Bajo mi modesta opinion, tu opción de continuar con el ABP después de tu preparación y puesta en marcha del aprendizaje cooperativo el curso pasado, es perfecta. A ver si entre todos conseguimos que los docentes vean que las distintas posibilidades de innovación en el aula pueden convivir y no son excluyentes en absoluto. Un trabajo admirable, mi enhorabuena.

    Me gusta

    1. Gracias Marena por tu comentario. Ya sabes que no dejo de reconocer la aportación de gente como tú, que saben transmitir y motivar a docentes inquietos como yo, a apostar por propuestas útiles y contrastadas que permitan hacer las cosas de otro modo. Espero contar contigo este curso. Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s